Quejarse es gratis - Javier Navarro Marin - Marketing Córdoba / Lucena / Puente Genil
18238
post-template-default,single,single-post,postid-18238,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,overlapping_content,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,transparent_content,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive,stagtools
 

Quejarse es gratis

Quejarse es gratis

Quejarse es gratis

Curiosa frase de un tío que lleva quejándose ya más de 70 columnas eh! (las iré subiendo) Sarcasmo que se llama, pero si se fijan, mis quejas no son exactamente eso… Que a mí me gusta llamarlas “análisis sociales” (“clin”, “clin”… eufemismo al canto) y si se fijan aún más (que para eso son ustedes son muy observadores), entre líneas o sobre ellas, nunca puedo evitar colar mi fórmula maravillosa para la solución, sirva o no sirva, pero yo ahí la dejo… Y si funciona ya vendré a reclamar los royalties por la fórmula.

Y ustedes qué: ¿son quejicas?, ¿les molesta hasta la última arruga de las sábanas?, ¿piensan que todo va cuesta abajo, sin frenos y con Steve Wonder al volante?, ¿Sí?… ¿Y qué tienen previsto hacer al respecto? “¡Ah no! Verá usted señor columnista pejiguera, es que yo soy muy de quejarme… pero no soy muy de soluciones, que de esas ando como de cortijos”

Yo soy muy de quejarme… pero no soy muy de soluciones Clic para tuitear

 

Pues mire usted por dónde, acaba de costarnos algo la queja: acaba de costarnos que nos pongan en evidencia precisamente por eso, porque si nos permitimos el lujo de quejarnos por todo, es normal que alguien con sentido común piense que sabemos de lo que hablamos (algo optimista en la mayor parte de los casos), que tenemos en la recámara al menos una idea que soltar (aún más optimista), o que estaríamos dispuestos a tener en cuenta y si toca, a asumir una buena idea que nos presenten (eso ya es de ciencia ficción).

Amigos, como suele decir un profesor mío: por decir 19 veces cada cuarto de hora en la oficina “joé qué caló que hasse”, la temperatura no va a bajar… Por decir otras tantas veces al día: “Con la que está cayendo demasiado hacemos con sobrevivir”, no va a mejorar tu economía… Y repetir y compartir amablemente con los demás, como si del descubrimiento de un nuevo mantra tibetano se tratase, esa sesuda reflexión que tanto he odiado siempre de: “virgencita, virgencita, que me quede como estoy”… ¡No sirve! Pero ni para mejorar en nada, ni para quedarse como estaba, que a poco que alguien sea más espabilado, hará algo y por pura estadística, a algunos les saldrá bien y echarán a la cuneta al de la virgen, al que nadie le explicó que además de rezar, estaría bien que pusiera algo de su parte.

Si no tienes previsto hacer nada para remediarlo, anda estate calladito y no incordies más de la cuenta… Es más: hazte un favor y no gastes esfuerzos en dar una retahíla de obviedades, una detrás de otra, como si fueras un economista al que han preguntado sobre la crisis. Por cierto, se han fijado en que a ninguno les da una pizca de vergüenza no haber dado ni una en todas las veces que se les ha consultado… oigan y ahí siguen, más a gusto que en brazos y repitiendo lo mismo… ¡Hay que ser imbécil!… Pero no por decirlo sino por seguir llamando, escuchando y creyendo al Rappel de la economía de turno, que acierta menos que una escopeta de feria.

Clic para tuitear

 

Queridos lectores, si quieren gastar sus esfuerzos más productivamente que haciendo el “Calimero” por el mundo (recuerden: pollo penoso de dibujos animados de los 80), cada vez que tengan la tentación de ponerse el traje de quejarse, pónganse antes la camisa de pensar, dediquen ese tiempo a buscar soluciones a los problemas y luego remánguensela para “echarlas a andar”.

Por una vez les voy a dejar de “ustear” y tú, jodío quejica que sabes que me dirijo a ti, vas a permitirme la licencia: “Tío, si hay algo que no te gusta… levanta tus perezosas nalgas y haz algo nene!!!… ¿Nadie te ha explicado que si no eres parte de la solución, estorbas y te conviertes en parte del problema?

 (publicada en prensa y radio: 2013)

(Pincha arriba si te apetece oírla… Pero no me hago responsable)

Comentario anexo:

Oye, pues esta columna ha envejecido bastante bien, que casi podría suscribir hoy la mayor parte de lo que escribo, no sé… igual tenía buen criterio o igual es que me estoy volviendo blando…

Gracias por leerme!

Javier Navarro Marin

Si te gustó¿hablamos? 

Y si te gustó mucho, comparte 

BLOGS:

blog-esto-que-es-lo-que-es

¿Y esto qué es lo que es?

blog-llevando-la-contraria

Llevando la contraria

blog-nunca-discuta-con-un-imbecil

Nunca discuta con un imbécil